Autor Tema: Bob Dylan en Barcelona  (Leído 556 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • Visitante
Bob Dylan en Barcelona
« : julio 08, 2004, 01:59:19 am »
Ayer noche Bob Dylan inició su gira española. Espero que para el concierto de Alcalá de la semana que viene esté de mejor humor...


http://www.elmundo.es/elmundo/2004/07/08/enespecial2/1089249446.html

Recital Dylan en el Poble Espanyol


HELENA FERNÁNDEZ
(E. Especial)
BARCELONA.- Atrincherado tras su piano, Bob Dylan se reinventa. Como si nadie le escuchase, como si sólo cantase para él y los que le quieren oír, el autor de 'Blow'in in the wind' apenas dijo 'gracias' poco antes de marcharse del escenario del Poble Espanyol, donde 5.000 personas se dieron cita para verificar que la leyenda sólo está a la altura de sí misma.

Frío. Distante. Pero más Dylan que nunca. Apenas acarició en un par de ocasiones su mítica guitarra para devolverla a continuación a su ayudante. El público protestaba, pero bajito, como sin querer molestar. Robert Zimmerman (1941) se dedicó en cuerpo y alma a su piano. Sin descuidar tampoco la armónica.

Dispuesto a un lado del escenario, volcado sobre el teclado, Dylan se cerró en su mundo y apenas si dijo un 'gracias' cerca del final, justo antes de presentar a su banda. El de Barcelona es su primer concierto en España de una mini gira que le llevará a Benidorm, Motril, Córdoba, Alcalá de Henarés, Santiago de Compostela y León y, pese a que las entradas estaban agotadas desde hacía varias semanas, fueron muchos los que no desesperaron y se acercaron al Poble con la intención de hacerse con un ticket.

Reconocible


Los privilegiados, los que estaban dentro compartiendo un pedazo de la historia contemporánea, entonaron el 'Just like a woman' poco después de que el cantante de Minesota saliera a escena. Pero fue una ilusión 'de estribillo' que sólo se habría de repetir al final con 'Like a rolling stone'.

Vestido con un sombrero de cowboy -a juego con algunos de los miembros de su banda- y una chaqueta con cinturón en la espalda y dos botones dorados, Dylan pisó por sexta vez Barcelona. 17 temas y dos horas de duración casi milimetradas fueron las coordenadas numéricas de una noche dominada por un Bob Dylan poeta. Uno, que más que nunca recitaba. No importa si desafina, no importa si el acorde entra a tiempo o no. 63 años son muchos para dejar de ser él mismo.

'Tweedle Dee & Tweedle Dum', 'Summer Days', 'Honest with me' y 'All along the Watchtower' fueron sacados uno a uno de la chistera del maestro y de la elegancia de su banda (Tony Garnier, bajista; George Receli, batería; Stu Kimball, guitarrista; Larry Campbell, guitarra, mandolina, violonchelo) mientras el público se debatía entre 'demasiado excéntrico' y 'cómo se lo monta el tío'.